CAMBIO AMBIENTAL

CAMBIO AMBIENTAL

OPINIÓN

¿CUÁNTO MÁS VAMOS A ESPERAR PARA HACER EL CAMBIO?


Por Carolina Alvarez V.
Ingeniera Ambiental

 

La Tierra tiene más de 4.000 millones de años y el hombre es apenas un pequeño capítulo en su historia. De hecho, si comprimimos la existencia de la Tierra a un año, el hombre aparecería recién en los últimos segundos del día 31 de diciembre. Sin embargo, a pesar de nuestra corta edad, hemos logrado alterar este sistema como ninguna otra especie, causando grandes impactos sobre los ecosistemas, la biodiversidad terrestre y acuática e incluso sobre la atmósfera, generando problemas tales como el calentamiento global, evidenciándose en el aumento de la temperatura media del planeta en casi 1°C en los últimos 100 años.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Porque vivimos en una sociedad donde prima el consumismo: comprar y botar sin importar de dónde viene y dónde irá. Hemos abusado de los recursos que nos entrega la Tierra, nos hemos adueñado de todo y lo hemos sobreexplotado. En el último siglo hemos modificado y alterado a nuestro antojo alimentos, animales y paisajes, pero no hemos sido capaces de planificar y producir de manera sustentable en armonía con la naturaleza, con el fin de evitar el colapso al que estamos orientando nuestras acciones. Y no solo explotamos los recursos que el planeta nos ofrece a una velocidad mayor en la que éstos pueden regenerarse, sino que estamos generando grandes cantidades de residuos, contaminando nuestro entorno, aire, aguas, alimentos e incluso nuestros cuerpos. Todo el daño que estamos causando recae directamente sobre nosotros y en las generaciones futuras. Nos estamos autodestruyendo.

Por fortuna (o desgracia) en los últimos años se han evidenciado los problemas que este estilo de vida y hábitos de consumo están ocasionando, obligándonos a tomar conciencia y actuar a favor del planeta. Algunas de las medidas que podemos adoptar son, por ejemplo, disminuir el consumo de plásticos desechables y prevenir la generación de residuos reusando, reutilizado y reciclándos ya que de esta forma evitamos la extracción de materias primas para generar más productos, la contaminación atmosférica como consecuencia del proceso productivo completo, generalmente industrializado; y la generación de basura que va a parar a los océanos formando verdaderas islas de basura plástica. Prefiramos el transporte público, el uso de bicicleta o compartamos el auto para disminuir la generación de contaminantes atmosféricos; plantemos más árboles y cultivemos nuestros propios alimentos considerando que el sector alimentario representa alrededor del 22% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero; cuidemos el agua ya que se ha perdido el 70% de zonas húmedas naturales del mundo en el último siglo contribuyendo al estrés hídrico que afecta a más de 2 mil millones de personas, y se proyecta que esta cifra va a aumentar.

Pequeñas acciones como las mencionadas marcan grandes diferencias. Lo importante es hacer el cambio de manera decidida, informarse  e invitar a otros a tomar conciencia. Si no lo hacemos hoy, mañana puede ser demasiado tarde.

CAROLINA ÁLVAREZ VALDIVIA
Ingeniera Ambiental
Universidad Andrés Bello
ONG CERROS ABIERTOS

Deja una respuesta